lunes, 28 de diciembre de 2015

Tardes de Café y buena compañía

Hola buenas tardes
Hoy es un día especial para mi ya que estrenamos una nueva sección. Lo primero que quiero hacer es dar las gracias a mi niñas ARI “sois geniales chicas” y me lo paso genial con vosotras. Pero a lo que iba como os decía hoy presentamos una nueva sección a la que os invito a entrar Tardes de café y buena compañía.





Me encuentro aquí con una taza de buen café junto Juani Hernández (escritora de la serie extrarradio), Ángel y Sofía protagonistas de Lagrimas de Ángel.
Los e invitado a esta tarde de café para poder someterlos a un tercer grado y que podáis conocerlos un poco más así que pasamos directos al interrogatorio.
Mi primera pregunta es directamente para Juani la cual veo que esta algo nerviosa pero estoy segura de que pronto se le pasara por que estamos aquí para pasarlo bien.
Me gustaría que te dieras a conocer un poquito más dinos tres virtudes y tres defectos que te definan.
     Virtudes:Uffff esto se me da fatal, habría que preguntarle a la gente que me conoce. Tal vez, extrovertida, siempre intento ayudar a mis amigos… no sé 
Defectos: Impuntual, confiada y generosa (lo pongo como defecto porque me paso de tonta)
Me voy a arriesgar y te voy a decir que lo que tu ves como defectos a mis ojos son grandes virtudes cielo así que no cambies.
Tengo mucha curiosidad por saber ¿Como surgió la serie extrarradio?
Juani: Después de la saga de los Lagos, quería cambiar de registro, pasar a la contemporánea, y viniendo de un universo inventado como el de la saga, pues quería algo más cercano a mí; y tanto porque parte de la acción de la serie Extrarradio se desarrolla en mi pueblo. Y bueno, tú que has leído “lágrimas de ángel”, la escena en la que Ángel empieza el instituto y la profesora de plástica les ponía la radio, pues es verídica. Yo hice mis prácticas del CAP cuando terminé arquitectura en el instituto del Barrio del Cristo (donde vive Ángel) y mi tutora, la profesora de plástica, usaba esa técnica con los chavales, y era infalible. Había muchos “Ángel” en esa aula, y fue una experiencia enriquecedora para mí y, luego, inspiradora.
Lo que yo imaginaba (risas) estaba segura que esta novela tenia vivencias tuyas, que no todas pero es algo que logra una cercanía y me encanta.
Ahora dime ¿de donde viene tu pasión por escribir?
Pues como terapia. Tuve un accidente doméstico a finales de 2008 que me ha fastidiado el brazo de por vida. Soy arquitecta y, entre operaciones y rehabilitación, me alejé de mi profesión y fue muy duro. Escribir me supuso una vía de escape además de (con mesura aunque a veces no me controlo) una excusa perfecta para ejercitarlo. A la gente que me leía, le gustaba, así que, en diciembre de 2013, me lancé al desconocido mundo de la autopublicación. Y creo que no me ha ido mal. Los lectores deciden ;)

Pues no me queda más que dar las gracias a esas lectoras que te animaron a seguir por que gracias a ellas yo he tenido el placer de poder leerte y ni dudes en que lo haces genial y que no consentiré que lo dejes (risas)
Cuéntanos... ¿de donde salen tus historias y que te inspira?
Pues directas del corazón, ni más ni menos. Escribo sobre lo que me gusta y lo que me apetece, no me rijo por modas o tendencias, de hecho, tú que me has leído sabes que no estoy en esa onda. Pero tengo mis lectoras y siempre hay quien busca algo distinto, y ahí estoy yo En cuanto a la inspiración, pues cualquier cosa… ¡hasta de un sueño! Sí, ni durmiendo me respetan las musas. De pronto una idea te cruza la mente, sin más, y ahí tienes el germen para una historia.
Esas son las mejores cielo, las que salen del corazón.
¿Tienes algún ritual? Si es así cuéntanos ¿cual es?
Va a ser una respuesta aburridísima (risas) porque no tengo ninguno en especial. Bueno, que se duerman los peques. Mis gafas, el walkie talkie (como yo le llamo) encendido por si alguno se despierta, y a teclear.
Algún día te cuento los míos (más risas)

 
 Y ahora damos paso a Ángel y Sofía que los tengo a mi lado un poquito nerviosos.









      Para empezar y que os relajéis describiros el uno al otro.
Preciosa ―dice Ángel, estrechando la mano de Sofía por encima de la mesa, quien se echa a reír.
No esperaba menos ―bromea ella.
Bueno, eso es lo que salta a la vista ―admite el cantante―, pero si he de destacar algo de ella es una tenacidad que roza la obstinación. Qué cabezona es, Dios… ―resopla―. Aunque es gracias a eso por lo que estamos juntos. Lleva trece años luchando por nosotros, cosa que yo no hice.
Y, como verás, modesto es un rato largo ―me dice Sofía, con una mueca de disconformidad―. Si él me hubiese olvidado, por mucho que yo hubiera insistido, no habría servido de nada. Y ha tenido mucho tiempo y ocasiones para pasar página.
Y así entraríamos en la eterna discusión ―me anuncia Ángel, con una sonrisa socarrona.
Pues sí ―se ríe ella―, así que mejor me centro en la pregunta… Decir que es guapo, sobra, aunque es cierto que resulta chocante que el color de sus ojos le otorgue ese carisma y ese atractivo enigmático para las mujeres, dicho sea de paso, cuando en su día solo le trajo rechazo y más de una pelea.
La sonrisa de Ángel se ensancha, como un niño travieso que se siente orgulloso de sus diabluras.
Ni se te ocurra contarle la historia de tus heridas de guerra ―le advierte su novio, alzando un dedo.
No pensaba hacerlo ―replica, lanzándole un beso al aire.
Payaso… Con la de cosas bonitas que iba a decir de ti.
De pronto, Ángel la agarra por la nuca y tira de ella para darle uno de esos besos de película que le harían temblar las piernas a cualquier mujer. De hecho, Sofía se derrite entre sus brazos.
¿Qué ibas a decir sobre mí? ―le susurra, con esa mirada bicolor brillando por ella.
Sofía carraspea, mirándome apurada, y se pasa un mechón por detrás de la oreja.
Pues que en estas semanas que estamos juntos ha compensado con creces nuestro tiempo separados. ―La respuesta de Ángel es pasarle el brazo por el cuello y acercarla para besar su sien―. Me consiente, me respeta… es un hombre entregado, y en todos los aspectos, porque como músico se da al cien por cien en el escenario.
La verdad es que me alegro de que seas así de tenaz—la miro sonriéndole—si no fueras así yo no habría tenido la posibilidad de enamorarme de vuestra historia.
Ángel... háblanos del grupo.
Para nadie es un secreto que, antes de pertenecer a Extrarradio, tocaba en el metro, en los parques… donde me dejaran. Después de siete años, llegó el día en el que alguien se fijó en mí, más allá del pobre chico que pedía limosna con su guitarra. Toni se detuvo a escucharme, se presentó, y me invitó a un café en un bar cercano. Ni me paré a pensarlo. Estaba tan desesperado que creo que habría aceptado cualquier cosa, pero Toni es un tío legal y me ofrecía cumplir mi sueño.
Veo que su expresión se llena de pesar al hablarme de aquellos tiempos. Debieron ser duros…
Unos días después, acudí a la discográfica, sin más compañía que la guitarra que Sofía me regaló, y allí, en un estudio de grabación, me presentó a Darío y Raúl. He de reconocer que fue un poco frío. Bueno… ―rectifica―. Darío es un cachondo mental en cualquier situación, muy grave debe ser el tema para que él esté serio, pero Raúl parecía que llevaba un palo metido en el culo.
Sofía y yo nos echamos a reír al escucharlo.
Mejor pon que era un estirado o algo así o me ganaré un buen mamporro ―me pide con genuino pavor―. En fin, yo era el atormentado, y el acomplejado, al menos en ese primer encuentro ―admite, tornándose su expresión seria―. Yo ya sabía que Raúl había tenido cierta formación, y Darío, por su parte, había pertenecido, ni más ni menos, que a la Real Filarmonía de Galicia, ahí es nada, cuando yo no era más que un músico callejero y autodidacta además. ¿Qué hacía yo con esos dos? ―exclama, negando con la cabeza―. Sin apenas hablar entre nosotros, un técnico de sonido nos pasó una partitura a cada uno; Toni, que nos observaba desde la sala de control, quería saber cómo sonábamos juntos… Me temblaban hasta las pestañas ―resopló―. Nunca había tocado con nadie, pero escuché las baquetas de Darío marcando el ritmo, y me lancé. Aún me entran escalofríos al recordarlo, sobre todo al ver a Toni y los técnicos aplaudiendo en la sala anexa: había sonado de puta madre ―sentencia con una gran sonrisa―. Recuerdo que nos miramos entre nosotros y nos echamos a reír, pues los tres teníamos el mismo temor, pero salir airosos de esa experiencia fue el primer paso para afianzarnos como grupo y como amigos.
Sofía... ¿cómo llevas su fama?
Por ahora bien porque ninguna groupie ha venido a mi casa a hacer pintadas o pincharme las ruedas del coche ―bromea, haciendo reír a su novio, a quien le viene bien para aliviar la tensión de la pregunta anterior―. Soy consciente de que mi vida ha cambiado, de que puedo suscitar cierto interés, pero eso es un daño colateral, por llamarlo de algún modo. Ángel ha cumplido su sueño y yo me siento feliz de que lo comparta conmigo. Y si eso incluye tener que darme de tortas con alguna fan, pues lo haré. ―Se gira hacia él y le guiña el ojo.
No creo que llegue la sangre al río ―alega sonriente, cruzado de brazos―. Creo que a todo el mundo le dejé claro quién es la mujer de mi vida, ¿no?
Ahora es Sofía quien se inclina a darle un sentido beso. Me sabe mal interrumpir, pero carraspeo para seguir con la siguiente pregunta. ¿En algún momento dudasteis que todo saliera como lo hizo?
Yo no tenía dudas porque ni siquiera lo contemplaba como una posibilidad ―admite Ángel con rotundidad―. Me marché para alejarla de mí, para no regresar a ella. Esa era mi elección y tuve que hacer de tripas corazón para convivir con esa carga a diario.
Y yo nunca me conformé del todo ―me responde ella―. Cierto es que, cuando fui a buscarlo a Madrid, sin éxito, decidí rehacer mi vida, pero fue un total fracaso porque lo buscaba a él en los pocos hombres con los que estuve.
Observo que se miran cuando Sofía hace referencia a las relaciones que tuvo en ausencia de Ángel. Sin embargo, no veo reproche alguno en sus ojos, ni en los de él ni en los de ella, a pesar de que el cantante tuvo sus escarceos y muchos saltaron a la palestra.
Aunque sí que lo di por perdido de forma definitiva cuando fui a aquella fiesta y lo vi con…
Pequeña, por favor, no lo digas ―le pide él, profundamente mortificado, culpable.

 


 Yo sé muy bien a qué se refiere porque aquel beso con la modelo rubia, de la que ni recuerdo el nombre, fue portada de varias revistas.




De acuerdo ―concuerda ella con una sonrisa que lo tranquiliza―, pero gracias a Dios recapacitaste y volviste a por mí.
Algo de divino hay ―admite él por lo bajo, con risa queda―. Me refiero a que fue un milagro. Raúl lo llamó “una reencarnación en vida”. Lo importante es que me aceptaste, y antes de lo que pensaba. Creía que me harías sufrir un poco más.
No me des ideas ―bromea ella.
Y la conversación concluye con un dulce beso.
Chicos si pudierais ¿cambiaríais algo?¿el que?
Por duro que suene, algo me dice que todo lo que pasó, debía suceder así para poder estar hoy aquí ―me relata Ángel―. Pero, sin duda, querría que Juancar siguiera con nosotros.
Yo nos ahorraría el sufrimiento, todo. En el resto, estoy de acuerdo con él ―me dice ella, y yo no insisto porque entiendo que el tema es doloroso.
Para terminar (risas) y aunque me pesa por que me encuentro muy a gusto con ellos... Juani cuéntame las novedades que nos tienes preparadas y alguna anécdota de tu aventura escribiendo Lagrimas de Ángel.

Pues fue muy divertido tener que documentarme sobre mi propio pueblo. Las cosas han cambiado mucho en estos trece años y no quería caer en ningún anacronismo y que luego vinieran mis paisanos a pedirme cuentas. En cuanto a los adelantos, pues estoy inmersa en la historia de Raúl y Diana que ya está muy adelantada, y tengo pendiente el extra de la Saga de los Lagos que me pidieron las lectoras, que será novela y que ya he empezado a desarrollar también. Además, tengo por ahí alguna cosita más de la que no quiero hablar todavía para no gafarla, y que espero que os guste. Y terminada la entrevista, quiero aprovechar para agradecerte la oportunidad que le estás dando a mis novelas, a mí como autora y todo el apoyo que estás mostrando hacia mis compañeras ARI. Gracias de corazón. Y a los lectores, que ojalá sigan ahí, disfrutando de mis historias. Sin ellos, nada de esto tiene sentido. Muchísimos besos y ¡¡¡¡feliz año 2016!!!!
Para mi ha sido una tarde increíble en muy buena compañía.
Espero que disfrutéis con nosotros y declaro antes de acabar este año que tantas alegrías me esta dando que me declaro una groupie no solo de Jano y su música si no de la serie extrarradio, de Lagrimas de Ángel y de Juani Hernández.
Feliz fin de año a todo@s y espero veros una vez más antes de empezar este 2016


16 comentarios:

  1. ME ENCANTAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAa ajajaj me encantan las entrevistas a personajes!lo hace todo más real, como es para todas las lectoras y escritoras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias cielo, me alegra mucho y me hace feliz que te guste

      Eliminar
  2. Genial entrevista!!! una idea muy original y muy cercana, lo q me he llegado a reír!! felicidades a las dos quedó genial!!!
    Lighling Tucker http://lighlingtucker.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amor la siguiente eres tu y mis niños Iby y Evan

      Eliminar
  3. Me encantan las entrevistas de May! Y la invitada Juani es bella!
    Besos y espero la siguiente entrevista!

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado obsequiar a las lectoras con un pedacito más de ellos, espero que lo disfruten!!! Gracias por la oportunidad, guapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El plcer a sido mio disfrutando de ti y de ellos ya sabes que adoro a esta pareja

      Eliminar
  5. May excepcional entrevista.Como ya te han comentado es muy interesante conocer un poco más a los protagonistas de las novelas que tanto nos gustan ofreciendo sus propias opiniones y dejando que les conozcamos un poco más. Enhorabuena!!!!!

    No es que Roser se haya vuelto loca, es que compartimos cuenta, soy Yolanda. jejeje

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado mucho la entrevista, muy real.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado, guapa, muy original, :)

    ResponderEliminar

Tus palabras importan