miércoles, 6 de enero de 2016

Tardes de café y buena compañía

Hola buenas tardes brujis.
Hoy tarde de reyes no he podido evitarlo, he querido reunirme con una escritora que esta pegando fuerte, una mujer increíble a la cual considero una gran amiga. Ella es uno de los regalos que me ha traído este año que acabamos de dejar atrás y quiero que la conozcáis a ella y a sus personajes.


Ellos son Belén Hernández y los protagonistas de su bilogía Cabani.
Belén para mi es alguien muy especial ya que con ella y su bilogía entre por primera vez en una lectura conjunta y encontré un mundo que me encanto. Esta lectura que vino de la mano de Isabel María Sierra y su grupo La caja de los libros me acerco no solo a la historia de Mario y Bianca a través de los comentarios con todo@s las que compartíamos la lectura, también me acerco a la autora que siempre estuvo pendiente de nuestras dudas, aclarando cualquier cosa que no entendiéramos. Desde ese momento comenzo una amistad con Belén que siempre voy a cuidar por que es de lo mejor que podía haberme pasado.
Pero sin mas preámbulos os dejo conocer un poco más a Belén que nos a traído a Mario y Bianca para dejarnos conocerlos en Tardes de café y buena compañía.
Empezaremos con Belén autora de la logia Cabani...
Sabes que me enamoraste desde el principio, pero cuéntame. ¿De dónde surgió la bilogía Cabani?
Pues surge de mi pasión por la lectura, bueno eso creo…jejeje.
Me encanta leer, y un día de la noche a la mañana me puse a escribir algo que rondaba por mi cabeza. Nunca pensé que conseguiría escribir una novela, y aún menos una bilogía. Era algo que hacía para mí y convencida de que nadie más lo leería, lo hacía por el placer que eso me provocaba pero, aquello fue tomando forma y los personajes vida propia y, me deje poseer… Ya me entiendes.
Una cosa llevo a la otra, y decidí que no era justo que quedara olvidado en mi ordenador.
Y ahí está, dando guerra… jejeje.
¿Qué parte de ti tiene la historia de Bianca y Mario?
Tengo que reconocer que mucha, tanto uno como el otro. Hay una mezcla en cada una de las personalidades de cosas mías mezcladas con su propia manera de ser, según evolucionaba la historia ellos mismos se imponían. Tengo que confesarte que me ha costado reconocerlo pero, quien lo ha leído que me conoce me lo ha dicho, y tienen toda la razón. Y es que creo que todos al escribir dejamos algo de nosotros, consciente o inconscientemente.
Eso sí, no te voy a decir en que se parecen a mí, aunque puedo darte una pista; soy bastante guerrera y tengo mucho carácter… Ahora te dejo que saques tus propias conclusiones.
A la hora de escribir, ¿tienes algún ritual?, ¿cuál es?
¿Ritual? No, creo que no. Solo necesito estar sola en la habitación, para así sumergirme de pleno en la historia, y que las musas me acompañen. Me paso el día dándole vueltas a la historia, e incluso me sueño con ella, y cuando cojo el ordenador todo va fluyendo. Siempre me acompaña un cuaderno en el que voy apuntando todo lo que se me pasa por la cabeza, hasta la lista de la compra o algo de lo que me tengo que acordar. Si alguien lo viera pensaría que estoy loca, porque es totalmente incomprensible. Imagínate, un dialogo de Mario y Bianca seguido de una cita que acabo de anotar para ir al dentista… Y lo peor es que yo me aclaro perfectamente, puede que sí esté un poco loca… jejeje.
Hay alguna anécdota que nos puedas destacar, ¿algo que te sucediera cuando escribías sobre Bianca y Mario?
No sé si es un anécdota, pero cuando terminé y le dije a mi familia que había escrito un libro su primera pregunta, como es lógico, fue que de que era. Me moría de la vergüenza al decir que era erótico. Y cuando mi madre me lo pidió para leerlo, no sabía dónde meterme. No es que me avergüence del género de mis novelas, pero que lo lean tus padres es harina de otro costal.
Después del mal trago comprendí que mis miedos eran infundados, porque toda la familia me apoyó y están muy orgullosos, no se han escandalizado como yo creía, aunque sigue resultándome extraño que ellos lean mis libros y prefiero que no me comenten nada.
Aquí a mi ladito tengo a los protagonistas de la bilogía Cabani ellos son Bianca y Mario, sigamos con ellos, que se den a conocer un poquito.
Describiros en dos palabras (Mario a Bianca y Bianca a Mario)
—Empiezo yo —comenta Bianca sin dejar abrir la boca a Mario—. Es un manipulador, posesivo, paranoico y…
—¡Basta ya, Amore! Eso son más de dos palabras —la interrumpe Mario—. Que tú no te quedas corta, eres una cabezota sin remedio que disfrutas desafiándome.
—Sí, y te encanta —contesta ella guiñándole un ojo.
—Todo lo tuyo me encanta, cara —recalca él rendido de amor por ella.
—Vale, ya en serio pero, no retiro nada de lo dicho —admite Bianca burlona—. Es guapo, tiene ese cuerpo que me vuelve loca y, ¿qué me dices de sus ojos, May?
—No me miréis así, entre las tres al final el que se va a sonrojar soy yo —advierte Mario pasando su mirada seductora de una a otra.
—Pero, si ya estas acostumbrado, amore —le susurra melosa Bianca.
—A lo que no estoy acostumbrado es a que te miren a ti —añade Mario y le da a Bianca un beso rápido en los labios—. Mi descripción sobra, May. Ya la ves, guapa con carácter y sabe cómo sacarme de mis casillas, a la vez que me amansa como un gatito.
—Mario, ¿qué te enamoró de Bianca?
—Fue un flechazo, cuando la vi todo dentro de mí se removió, en aquel momento pensé que era porque me invadía mi vena protectora al verla tan joven, triste y sola por la muerte de su hermano. Después se convirtió en mí obsesión, no podía dejar de pensar en ella. Pero a día de hoy te puedo decir que me enamoré de ella desde la primera vez que la vi, y todo el tiempo fue amor, aunque me costó reconocerlo. Ella lo es todo para mí. —Mira a Bianca con devoción, respeto y algo arrepentido—. Ha sabido perdonar todas mis meteduras de pata, y a aceptarme como soy. Su amor es el tesoro que siempre busqué y nunca pensé encontrar.
—¡Uff, nene! Ahora la que se sonroja soy yo —declara Bianca enternecida por esas palabras tan profundas. Lo coge de la mano y acaricia el dorso de esta con movimientos de su pulgar.
—Bianca, ¿y a ti de Mario?
—Sus ojos, sin lugar a dudas. Desde que posó esos ojos avellana sobre los míos, caí rendida a sus pies. Pero esto no debería decirlo delante de él —comenta riéndose—, que ya se lo tiene bastante creído. —Vuelve a reírse mientras le dirige una sonrisa socarrona—. De él me enamora todo, May.
—Los dos tenéis un pasado bastante tormentoso pero conocemos mejor el de Bianca, ¿nos cuentas un poco del tuyo Mario?
—El mío también lo conocéis —señala un poco reacio a contar nada de su pasado—. Fui fruto de las artimañas de un hombre, por llamarlo de alguna manera, que manejó a su antojo a mi madre aprovechándose del amor que ella le tenía. Amargó su existencia hasta el límite de no darse cuenta que estaba gravemente enferma, y la perdí cuando tenía seis años —concluye sin más. No se siente a gusto con esta pregunta y lo demuestra removiéndose inquieto en la silla.
—Contadme, ¿el peor y el mejor momento vivido durante vuestra historia?
—Han sido tantos… —anuncia Bianca primera, para dar tiempo a Mario a que se recupere de la pregunta anterior—. Darme cuenta de su engaño para que fuese a Milán, me dolió mucho, su rechazo me frustró sobre manera y me rompió el corazón hasta tal punto que deseé morir. Pero definitivamente el peor fue cuando vino a buscarme, ese enfrentamiento con su padre y creer que le dispararía, agotó toda mi esencia vital.
—Ya pasó, amore —la consuela Mario, acogiéndola en sus brazos—. Mis peores momentos han sido cuando pensé que la perdía, por mis malas decisiones, por la enfermedad, por la gente que me quería hacer daño…, pero todo eso ya es pasado. Mejor, hablamos del mejor momento. —Mira a Bianca y ambos sonríen, porque saben que es lo que está pensando el otro.
—¡Guilena! —exclaman los dos a la vez.
—Mi Lenita es la princesita más bonita del mundo —anuncia orgulloso Mario.
—Te he dicho mil veces que no la llames así —protesta Bianca en broma—. Nuestra hija se llama Guilena.
—Como si no lo supiera pero, soy su padre la llamaré como quiera —repone él burlón.
—Vamos a cosas un poco más alegres, jajajaja.
Bianca, ¿vas a seguir con la fotografía?, ¿trabajarás definitivamente para Mario?
—No, ni loca. Ya sabes que monté mi propio estudio, estoy muy a gusto trabajando para mí.
—Pero yo nunca dejaré de intentar que se venga a trabajar conmigo. Me gusta contar con los mejores, además me está quitando clientes —musita Mario orgulloso por el trabajo de su esposa.
—Contadme, ¿qué planes tenéis a partir de ahora?
—Ser felices, criar a nuestra pequeña y disfrutar de la vida tranquila y sin sobresaltos —suelta Bianca convencida.
—Qué bonito suena eso, cara. Pero me temo que contigo y con Guilena a mi lado, yo no viviré sin sobresaltos. De lo que sí estoy seguro, es que seremos muy felices...
Volvemos con Belen ya que me quedan algunas cosas que saber y si puedo sacarle algo de información privilegiada... La bilogía está arrasando y a mí me tienes completamente enamorada. ¿Vamos a verlos otra vez?, ¿algún proyecto con otros de los personajes de la novela?, ¿algo nuevo con lo que vayas a sorprendernos?
Esa son preguntas trampas, me parece a mí que tú quieres saber mucho… jejeje.
A ver que te puedo contar… La primera pregunta es sí, se volverá a saber de ellos en un futuro. Algunos de los personajes aún tienen mucho que contarnos y me persiguen y acosan para que los dedique su propia historia, ya sabes lo pesados que se ponen… jejeje. Y como están relacionados directamente con Mario y Bianca, pues sabremos cómo va evolucionando sus vidas.
La mala noticia es que habrá que esperar un poco, ahora estoy con otro proyecto que me trae por la calle de la amargura. Estoy intentando escribir una historia basada en hechos reales, aunque solo en esencia, ya que los verdaderos protagonistas no quieren ser identificados, y tengo que hacer uso de toda mi imaginación e ingenio para plasmar la historia original, mezclada con ficción para camuflar los detalles relevantes. Pensé que iba a ser más fácil, pero me está resultando muy difícil.
Creo que me estoy yendo de la lengua, mejor lo dejamos así y más adelante te cuento los detalles…jejeje.
May, ha sido un placer pasar esta tarde de café contigo. Quiero aprovechar para darte las gracias por apoyarme tanto y por la oportunidad que has dado a mi bilogía, por estar ahí, y sobre todo, por ser mi amiga, porque así es como te considero aunque no nos conozcamos en persona.
Y a todos espero que os guste mis novelas, las ya escritas y las que quedan por salir, porque esto es posible gracias a vosotros que me leéis. Solo me queda desearos un feliz año nuevo. ¡¡¡Feliz 2016!!!
Para mi si que ha sido un placer, pasar una tarde contigo Belén y tus personajes es algo que no se olvida. Espero que tengas muchos mas éxitos este nuevo año y que yo pueda celebrarlos contigo.

5 comentarios:

  1. Muy buena, me ha encantado la entrevista. Belén, nada de loca... jajaja no sabes lo reflejada que me he visto en esa libreta que te acompaña a todos lados jajajajaja ;) Feliz tarde de Reyes chicas.

    ResponderEliminar
  2. Ha sido muy divertido compartir esta tarde de café contigo. Mario y Bianca te mandan saludos.
    Muchas gracias cariño por esta entrevista, ha quedado genial.
    Ya sabes que te aprecio mucho.
    Besitooooosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracas amor me alegra que te haya gustado besitos

      Eliminar
  3. Muy buena entrevista, muy entretenida.

    ResponderEliminar

Tus palabras importan